miércoles, 5 de marzo de 2014

Melancolía

Botella que abierta,
reabre caudales.
Opción que amedrenta,
los amores reales.

Nuevas telas de araña,
caen contra espadas,
como decisiones tomadas,
que contienen niebla que empaña.

Viejas agujas permanentes,
que así como aceites,
flotan en pozos sin peces,
hasta tejer nuevas patentes.

¡Oh olvido que embaucas,
desde tus míseros inicios;
engañas al pasado,
al recordar grandes precipicios,
y glorias ya pasadas empacas!

¡Oh memoria tan amada;
como emperatriz de reinos,
con despiertos lugares nublados,
cincelas en nuestros sueños,
una vida ya alejada!

En vaivenes serpenteantes,
alcanzamos paisajes.
Fuegos en nuestros estandartes,
rugen frente a estos viajes.

Aromas volátiles,
que nos transportan,
a paraísos que absortan,
los sentidos frágiles.

Visiones espectrales,
observamos atentos.
Así sufrimos los tormentos,
de las grandes lagunas mentales.

¡Cuantas páginas arrancadas,
de nuestros libros poéticos!
Historias que existieron,
en mundos oníricos,
consumieron las pasadas.

En momentos lúcidos,
nuestros castillos batallan,
con un tan absurdo ingenio.
Nuestras miradas estallan,
en unos sentimientos ahora nítidos.