jueves, 13 de marzo de 2014

La Poesía Vivida

Caminando entre tristes floreros,
he sentido, vaciado, recreado,
cada palmo de tristeza,
vacía.
Entre tantos seres observo,
el pudor de esos mares,
que se quieren quietos,
aun cuando siempre son inquietos.
Tanta, tanta naturaleza,
tan pocos, tan pocos sentimientos.

En un profundo silencio,
añorando la nada,
sintiendo, respirando, escribiendo.
Las cuevas,
donde encuentro a mi yo,
me revelan,
me enseñan,
me liberan.

En este mi océano,
toda tranquilidad,
llega a su fin.
Desembarcan los ruidosos,
los molestos,
que con sus máscaras,
borran, talan, destruyen,
mis fugaces sentimientos,
mi actitud libre,
mi deseo,
mis altos sueños.

En esta desolación,
veo, observo, siento,
encontrando en poesía,
todos los sentidos,
la vida,
que se refleja en cada palabra,
que se muestra en cada sentido,
que despierta en mi al animal,
a mi expresividad.

Poesía, poesía,
en poemas desentierras,
 las esencias de las vida,
y en ti lo humano,
 casi divino,
se vuelve verso.