miércoles, 19 de noviembre de 2014

Aguaespejo

Criatura,
y un suelo, un respirar,
sin saberlo, sin razones.
En los pies tierra,
florecida en día,
pero cae la noche,
y todo es nada.

Aguas,
y chorros celestiales,
danzas, coros, 
silueta.

Obedece,
ahora pleno sueño;
gírate,
y ves,
hay un pero,
sigues onírico.

Tú manejado,
aunque dudas;
y un misterio,
luego cientos,
y arriba,
en las ausencias
de sonido, de calor,
de vida:
sustancias que germinan,
ahí tiempo y reflejos;
inmóviles que se alzan,
ahí la caída;
incomprensión,
y también en las trabas;
dejad,
liberad el baile,
elevad,
y en un final,
silencio,
abrid el ojo,
ensanchad,
cegad la resistencia,
observad:
volátil, frágil, etéreo.