martes, 26 de mayo de 2015

El fin de la época

Desde dentro gritan los malditos, porque lo presienten; pero desde fuera la confusión es el halcón que corona la realidad.
Hay perros viejos, el cuenco está vacío, y el candado parece que vaya a romper.
Las puertas se abren y entran miles, los mejores asientos seguirán ahí, el resto es un choque de trenes.
El abismo es el cambio; la escalera aspira llegar al fin, pero no es un salto, es un camino, y la resistencia combate con la duda.
Puntas de lápiz, gruesas, desgastadas; se afilan, pero el trazado es el mismo. O aparece el color.