martes, 2 de junio de 2015

Faro a Medianoche

Ocúltese,
porque el viento se aproxima,
con fervor,
salvaje.

Dentro, una luz como hito,
el resto mareas,
y la sombra en la oscuridad, reflejo.

No caiga en esa buena noche.
Es sencillo,
y el silencio abarca todo,
como un derrame de consciencia.

Manténgase oculto.
El espacio se comprime,
y la realidad es un túnel.

La direccionalidad es el invento,
(busque el cobijo),
y el ruido de fondo se camufla,
y la línea recta es enemiga.

No se muestre,
manténgase agachado,
observe las carreteras solares,
asienta, respire, exista.

La disolución se satura,
ya no anochece más,
aparecen cosas nuevas,
el muro se diluye,
la frontera se construye.